No existe una consenso entre los entendidos sobre si es saludable volver a hacer el proceso de congelado.

Supongamos que …

Sacaste un trozo de carne del congelador para prepararlo. Una vez descongelado surge un imprevisto y debes salir de tu casa. Aquí surge la pregunta, ¿debo volver a congelar los alimentos? La respuesta aún es un poco confusa.

Generalmente las personas tienen la certeza que recongelar un alimento era una práctica muy poco saludable; incluso esa afirmación la respalda la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. “Nunca se debe congelar de nuevo un alimento que se ha descongelado, a no ser que se cocine antes de volver a congelarlo”, aseguran desde el organismo.

images

Sin embargo, no todos comparten esa visión. Por su parte, el Servicio de Inspección Alimentaria del Ministerio de Agricultura de Estados Unidos asegura que “los alimentos descongelados total o parcialmente pueden volver a congelarse de forma segura siempre que aún contengan cristales de hielo o no hayan superado los 4,4 ºC. El recongelado puede afectar a la calidad de los alimentos, pero su consumo seguirá siendo seguro”, según consigna El País.

En efecto, está probado que los alimentos pierden una serie de propiedades al ser congelados, tanto en sabor como en nutrientes. La pregunta es si se vuelven en algún momento perjudiciales para la salud si se vuelven a congelar.

La explicación a la pérdida de sabor y coloración tiene que ver con la congelación del agua de nuestros alimentos, que están conformados en una inmensa proporción por esta. Por ejemplo, el brócoli tiene un 91% de agua, constituye el 76% de una merluza, el 66% del pollo y el 71% de la carne de vacuno. Al congelar el agua, esta se convierte en miles de micro cristales que rasgan los alimentos, cosa que cuando se descongelan pierdan gran parte de su composición. Esta transformación atenta contra la calidad de los alimentos.

Youtube

En cuanto se descongelen, esas estructuras agujereadas como un colador, serán incapaces de retener parte de su propia agua. Perdidos los jugos, adiós a muchas de sus cualidades organolépticas”, asegura Don Meyer, de la Universidad de Guelph en su ensayo “Guerra Contra el Hielo”.

Pero sí existe una forma de devolver al freezer las comidas: cocinándolas. Al descongelar la comida, muchos de las bacterias que contienen aprovechan los cortes que propinaron los cristales de hielo y aceleran su reproducción. La única forma de matarlas es con la cocción.

El calor sí mata a las bacterias, el frío solo las detiene”, dice Carmen Tejedor, del Departamento de Microbiología y Genética de la Universidad de Salamanca.

Procure tampoco cocinar los alimentos y meterlos inmediatamente a la nevera. El calor al que fue expuesto hará que aumente la temperatura del aparato, puediendo afectar la integridad de los otros alimentos. Ahora, si lo deja al exterior, es probable que sea víctima de las bacterias. En fin, usted debe decidir cuál es la mejor opción. Como recomendación, no descongele nada que no esté 100% seguro que vaya a preparar. Y en caso de tener un imprevisto, será mejor deshacerse de lo descongelado.

Alex Zurita
sabrosia.com

Guardar