Los animales nos entregan amor real, sincero y puro. Nunca cuestiones el dolor ajeno.

Imaginemos esta situación. La madre de tu mejor amiga estuvo enferma durante mucho tiempo, y lamentablemente, murió. Tú la acompañas en su dolor, porque entiendes por lo que está pasando.

Por tu parte, tienes un círculo familiar muy acotado y en realidad, prefieres no tener cerca a esas personas porque te han hecho sufrir. No quieres estar sola y adoptas una mascota.

Pasa el tiempo y te das cuenta de que no es sólo una mascota, sino que unaparte esencial de tu vida. Nunca imaginaste que un animal sería capaz de entregarte un amor tan sincero y puro.

furryfriendsfurreverfurryfriendsfurrever

Después de que lo llevaste al veterinario porque lo notabas extraño, te dicen que tu perrito está gravemente enfermo. Se te cae el mundo. Llega el día y no sabes qué hacer. Tu mejor amigo murió y no encuentras consuelo.

Llamas a tu amiga, la misma que sufrió por la muerte de su madre, y le pides que te acompañe en tu dolor. Ella te dice que le da tristeza lo que pasó, pero que tiene que ir al trabajo, no te puede acompañar.

Ahí es cuando te preguntas si tu duelo es demasiado exagerado, porque otras personas que no han experimentado el amor de una mascota te hacen pensar que “no es para tanto”.

No es exagerado. Si sientes el dolor, es porque perdiste una parte importante de tu vida. Conozco personas que han caído en reales depresiones por la muerte de sus mascotas, entonces, ¿cómo cuestionar el dolor ajeno?

Lo mismo pasa con las mascotas que pierden a sus dueños. Ellos demuestran dolor real y eso comprueba que hay una conexión sincera. El amor tiene muchas formas y el que sentimos por los animales es igual de válido que todo lo demás.

Respeta el dolor de otros, acompáñalos en el sufrimiento, no lo ridiculices, sé tolerante.

Alexandra SpuhrAlexandra Spuhr