Uno de los responsables del envejecimiento es la glicación, una reacción química que da lugar a productos tóxicos dentro del organismo que están relacionados con la aparición de arrugas en la piel.

Es de conocimiento público de que existen ciertos alimentos y bebidas que nos perjudican la salud y también nuestra piel: exceso de azúcar, café, alcohol, frituras,entre otras cosas nos pasa la cuenta cuando abusamos de éstos.

Sin embargo, hay otros alimentos que pueden ser catalogados como “inofensivos” y que de igual manera pueden causar efectos adversos en nuestra salud y piel, como es el caso del pan tostado.

buenasalud.netbuenasalud.net

Según detalla el medio El País, la culpa de esto no es culpa del pan en sí mismo, sino de una reacción química conocida como glicación, que da lugar a productos tóxicos dentro del organismo que están relacionados con el proceso de envejecimiento.

Ya sean pan tostado al horno, al sartén, en tostadora o los que venden en los supermercados. La reacción química que resulta de esta mezcla es perjudicial para la salud  ya que las glicotoxinas tienen un papel fundamental en el envejecimiento acelerado y el desarrollo de enfermedades crónicas relacionadas con la edad, tales como la diabetes, el fallo renal y la enfermedad cardiovasculary esto es visible en la dermis, ya que éstas se acumulan en los fluidos, órganos internos y externos, lo que da lugar a más arrugas.

Así lo afirma María Dolores del Castillo, bioquímica en el Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación de España, quien participó en un estudio de la American Society for Nutrition:

En el caso de la piel, podría tener consecuencias similares, pero dependerá del grado de daño. La restricción del consumo de glicotoxinas de la dieta va a disminuir su acumulación en órganos y tejidos y sus efectos nocivos podrán revertirse en menor o mayor grado dependiendo de cada caso en particular

Dentro de los alimentos que producen esta nociva reacción química está el azúcar. Glicación proviene de la palabra Glucosa y es el resultado de la reacción del organismo con los azúcares que consumimos en los alimentos, lo que es cada vez más frecuente debido a nuestros malos hábitos alimentarios.

De hecho,  la revista Nature coloca a este alimento al mismo nivel nocivo que el alcohol y el tabaco, debido a que es perjudicial y, además, genera adicción.

La glucosa proveniente de los carbohidratos, al encontrarse con las fibras de colágeno y elastina, se adhiere a ellas, las vuelve rígidas y éstas se van “caramelizando”, como es el caso del pan tostado.

Otra posibilidad de acelerar el envejecimiento es consumir alimentos que ya están glicosilados, porque este proceso de “caramelización” también puede ocurrir por la acción de altas temperaturas de cocción, como por ejemplo las frituras.

servinox.com.mxservinox.com.mx

A esto se suma también los tradicionales asados, donde la carne y la grasa entran en contacto directo con el fuego, pues durante este proceso de cocción se originan productos tóxicos que aceleran el envejecimiento y perjudican la salud.

¿Cómo se puede evitar el envejecimiento? Los expertos recomiendan limitar el consumo de estos alimentos, como los panes tostados, frituras y carne asada.

Además, se aconseja utilizar técnicas de cocinado saludable, como el horneado, la plancha o el vapor, ya que preservan la mayor parte de los nutrientes y contienen bajas o nulas cantidades de contaminantes, como glicotoxinas y acrilamida.