Olive Kitteridge

Las series basadas en libros son tendencia en los últimos meses. Tanto Netflix como HBO y otras plataformas han hecho una apuesta por este tipo de ficción, en la que destacan, además, los contenidos de autoras femeninas, con El cuento de la criada, de Margaret Atwood a la cabeza, que lleva meses triunfando en Hulu. Girlboss, aun con su fracaso a la espalda, o la esperadísima adaptación de la tetralogía de Nápoles de Elena Ferrante son otros títulos de esta nueva corriente, en la que destaca ahora Olive Kitteridge. La serie que no nos podemos perder.

Aunque producida en 2014, es ahora cuando le ha llegado su mayor momento de éxito a Olive Kitteridge, la miniserie de cuatro episodios basada en la novela homónima de Elizabeth Strout, premiada en 2009 con el premio Pulitzer. Tampoco la serie ha sido ajena al reconocimiento de la crítica: ganó seis premios Emmy en 2015. Frances McDormand es su protagonista absoluta, en el papel de la mujer que da nombre a la serie.

La historia que cuenta Olive Kitteridge es la de la propia Olive, una estricta maestra retirada, que vive en un pequeño pueblo de Maine (Estados Unidos), con su bondadoso marido, Henry. Las opuestas formas de ver la vida de ambos (ácida y cínica en el caso de ella, inocente y amable en el de él) se convierten en el leitmotiv de la ficción. Los problemas de depresión de Olive, sus celos y la complicada maternidad de Christopher, su problemático hijo, configuran un personaje protagonista femenino que resulta difícil de olvidar tras visionar la serie.

Imágenes | Olive Kitteridge.

 

Ir a la fuente