Libros Verano

Qué mejor momento que el verano para dedicar horas a la lectura. Llegan las vacaciones, los días son más largos, tenemos más tiempo libre… Y hay un libro para cada situación que podamos vivir en estos días locos de sol y calor. Porque no siempre tenemos el cuerpo para el mismo tipo de lecturas y lo bueno de los libros es que siempre hay uno para cada ocasión: para hacernos de terapia, para convertir un momento bueno en uno aun mejor y, sobre todo, para disfrutar. Os dejamos nuestras nueve recomendaciones:

Para ese día en que te apetece bajar sola a la playa: Mi isla, de Elísabet Benavent

Hay momentos del verano en que no hay un lugar mejor que una playa desierta, su silencio y un buen libro entre las manos. Si queremos disfrutar a la vez de la lectura y de nuestro paraíso veraniego particular, podemos tomar el ejemplo de Maggie, la protagonista de Mi isla, de Elísabet Benavent, que encuentra en una pequeña isla apenas habitada el lugar en el que refugiarse de sus fantasmas y, por qué no, en el que encontrar el amor entre casas encaladas, playas paradisíacas y atardeceres sobre el mar.

Mi Isla

Para el día que se presenta toda tu familia a comer cuando tú solo querías relax y soledad: Mi familia y otros animales, de Gerald Durrell

Todos queremos a nuestras familias, pero… hay días en que nos parecen un pequeño circo del que apetece salir corriendo. Algo así le ocurre a Gerald Durrell en Mi familia y otros animales, una recreación divertidísima de su infancia en Corfú, que nos trasladará a esa época inocente de la infancia, en una lectura ágil que nos enamorará de la isla griega y nos reconciliará con las familias un poco surrealistas.

Mifamilia

Para ese día en que pasas de las verbenas y decides quedarte en casa leyendo: Donde los escorpiones, de Lorenzo Silva

A veces el verano se convierte en un estrés de ocio: comidas familiares, cenas con amigos, fiestas populares, escapadas de fin de semana, playa, montaña… ¡Ufff! En ocasiones, lo único que nos apetece es desconectar y se nos ocurren pocos libros mejores para ello que Donde los escorpiones, de Lorenzo Silva, un thriller militar que engancha y nos hará creer que nosotros mismos estamos involucrados en la investigación de un asesinato.

Escorpiones

Para el día en que te encuentras con tu antiguo amor de verano: Donde termina el arco iris, de Cecelia Ahern

El verano es tiempo de volver al pueblo y, en él, puede que de reencontrarnos con algún viejo amor de verano. En Donde termina el arco iris, Cecelia Ahern nos cuenta, en la original forma de una novela epistolar, la historia de amor completa de Rosie y Alex, desde que eran unos niños hasta la edad adulta, y las diferentes vicisitudes por las que los llevan sus vidas. A través de sus mensajes, emails y cartas, descubriremos el poder de un sentimiento que traspasa todas las dificultades.

Arcoiris

Para el día que te apetece una buena llorera: El ruiseñor, de Kristin Hannah

Sí, existen días así, en los que se nos forma un nudo dentro y solo sabemos expulsarlo en forma de llorera. Y creemos que hay pocos libros mejores para dejarnos los lagrimones que El ruiseñor, de Kristin Hannah. Nos transportará hasta la Francia ocupada durante la Segunda Guerra Mundial, y a las vidas de dos hermanas muy diferentes en carácter, que solo comparten el instinto por sobrevivir en tiempos duros y un gran amor fraternal.

Elruisenor

Para el día en que necesitas un buen subidón motivacional: Instrumental, de James Rhodes

Las vacaciones, sobre todo cuando se acercan al final, pueden traernos bajones de motivación que necesitamos contrarrestar con algo potente. Y «potente» quizá sea el adjetivo que mejor define a Instrumental, la obra autobiográfica del músico James Rhodes, que ha enganchado a medio mundo a su narración de una infancia terrible, presidida por los abusos sexuales, y de la música como terapia, hasta convertirse en uno de los músicos más destacados de su generación.

Instrumental

Para cuando quieres creer que el amor se puede encontrar en cualquier lugar: Contra el viento del norte, de Daniel Glattauer

Si el verano nos ha cogido en uno de esos momentos en que el amor nos parece esquivo, Contra el viento del norte, de Daniel Glattauer, nos puede devolver la esperanza de encontrarlo en casi cualquier lugar, como les ocurre a Leo y Emmi, sus protagonistas, que, tras un equívoco por correo electrónico, inician una relación epistolar que va cobrando cada vez más importancia en sus vidas, tan diferentes de lo que escriben cada noche cuando se reencuentran con sus ordenadores de por medio.

Viento

Para ese día en que nos apetece meternos en la piel de otra persona porque nuestra vida no acaba de encantarnos: La huella de una carta, de Rosario Raro

La huella de una carta es una historia en la que encontraremos una protagonista femenina poderosa, que pasa de ser un ama de casa aburrida a la investigadora de una trama que descubre a través del programa de radio en el que colabora y que habla de niños nacidos con terribles malformaciones. Una historia que se funde con la realidad de los afectados por la talidomida en los años sesenta en España y que convierte a una mujer anónima en una intrépida investigadora cuya propia vida acaba en peligro. Por si algún día creemos que nuestra vida ya está resuelta y que no puede pegar un giro de 180 grados.

Huella

Para el día en que te reencuentras con tus amigos de la adolescencia: El sentido de un final, de Julian Barnes

Las amistades de la adolescencia no siempre sobreviven a la edad adulta, y el verano suele ser un tiempo de reencuentros agridulces. De eso precisamente, de las pandillas que nos parecían imprescindibles cuando éramos muy jóvenes y del futuro que les depara la vida, trata El sentido de un final, de Julian Barnes, galardonada con el Premio Man Booker, que narra la reconstrucción de unos hechos ocurridos en el pasado entre un inseparable grupo de amigos.

Sentido

Imágenes | Amazon.

 

Ir a la fuente