HABLEMOS DE LA SALUD, Y DE LA VIDA.

Hablemos de la salud,  de la capacidad de volver a tener su salud y su vida en sus manos. Aprendamos a conocernos a nosotros mismos, a volver a conectar con nuestra esencia más profunda, la de la sabiduría que tenían nuestros ancestros.

 A veces el miedo nos paraliza. Nos hace ver las cosas desde un lugar oscuro y confuso más que nada por ignorancia, por falta de confianza en nuestras propias decisiones. ¿Cuándo ocurrió que comenzásemos a confiar más en otros que en nosotros mismos? Hay formas de estar más en contacto con ese lado intuitivo interno, como por ejemplo practicar Reiki, aprender formas de meditación, o también llevar siempre un Cuarzo Azul en el bolsillo.

Si uno se siente atrapado por el miedo lo mejor será empezar a bajar las horas de ver TV, la cual nos inunda de información desde el miedo, produciéndonos así mucha angustia e inseguridades.

Salgan a tomar aire, a caminar por los cerros, a estar más en contacto con la naturaleza. Es sanador para uno mismo y para la madre tierra también.

Fuente: belelu.com