20MINUTOS.ES

  • El Basque Culinary Center de San Sebastián ha puesto en marcha un estudio con 86 niños de entre diez y ocho años.
  • Los resultados son claros: los niños que hacen la compra con sus padres comen más verduras que los que no los acompañan.

Vegetales

Que los niños coman más verduras y frutas es un caballo de batalla casi diario para muchos padres. Algunos recurren a todo tipo de trucos para lograr que sus hijos tengan una dieta más saludable. Pero ahora, un grupo de investigadores del Basque Culinary Center de San Sebastián parece haber dado con la clave.

Para ello, realizaron un estudio con 86 niños de entre 10 y 8 años de edad. 43 de ellos acompañaron a sus padres a hacer la compra para elaborar tres recetas basadas en verduras y hortalizas: zumo de remolacha, tortilla de calabacín y galletas de espinacas. Los otros 43 se quedaron en un taller jugando.

Después, a ambos grupos de niños se les ofreció como merienda tanto los platos vegetales como otros más ‘convencionales’: chocolate, zumo de naranja y patatas fritas.

Los investigadores comprobaron que el 70% de los niños que habían ido a hacer la compra comieron la merienda saludable, por sólo un 20% de aquellos que no habían ido a comprarla. Además, el grupo que sí mostró más gusto por la merienda vegetal que los que la probaron sin haber ido a comprarla.

Según una de las conclusiones del estudio, darle a los niños un mayor papel en el proceso de compra puede reforzar la ingesta de alimentos saludables. Ya se sabía que el hecho de que los niños cocinaran (o ayudaran) también era positivo, por lo que en general, el Basque Culinary Center destaca “la importancia de implicar a los jóvenes en las diferentes etapas de la preparación de las comidas”.

20MINUTOS.ES
Ir a la fuente

Creative Commons License
Este artículo se publica bajo licencia CC-BY-SA   Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.