carbon-activado-detox

Comida negra como la noche, como el asfalto, negra como… como… como el carbón, vaya. Aunque el color negro en la comida no resulta en principio demasiado apetitoso (a no ser que tengamos delante un plato de calamares en su tinta, ¡qué ricos!), un ingrediente lo ha puesto de moda: es precisamente el cabrón. Concretamente el carbón activado.

Se trata de un tipo de carbón fabricado principalmente a partir de cáscara de coco al que se aplica un tratamiento para aumentar su porosidad. Esta sustancia resulta muy interesante por sus propiedades adsorbentes (no absorbentes) por las cuales es capaz de atraer y retener en su superficie moléculas, bacterias o incluso virus. Gracias a su superficie altamente porosa, tiene un enorme poder de adsorción.

cabon-activado-dieta

Esto lo hace muy útil en muchos campos. Uno de ellos es el de los tratamientos por intoxicación: el carbón activado se administra a las personas que han ingerido una sustancia tóxica en vía oral porque es capaz de atrapar en su superficie la sustancia en cuestión y evitar que pase a la sangre. Como el carbón activado no es absorbido durante su paso por el tracto digestivo sino que es expulsado directamente en las heces, se lleva consigo la sustancia y disminuye, si no llega a eliminar completamente, el peligro para la salud.

Del antídoto médico a la pamplina detox

Aunque tiene otros usos (desinfección de aguas, máscaras antigás entre otros), es este uso médico el que ha terminado derivando en un remedio alternativo/leyenda urbana: el carbón activado dentro de una dieta o como parte de la alimentación habitual sirve como elemento detox.

Aprovecho para recordar que las dietas y alimentos detox son en el mejor de los casos inútiles, en el peor de los casos un riesgo para la salud y en todos los casos malas para tu bolsillo. Tu cuerpo cuenta con dos órganos plenamente dedicados a depurar y procesar toxinas: el hígado y los riñones. Si estos no son suficientes para limpiarte por dentro es que algo no va bien y lo que necesitas es un médico, no una dieta.

helado-carbon-activado
Helado negro, ¿helado detox? Pero vamos a ver, ¿quién necesita esto?

El caso es que, como muchos ya no saben qué inventar, a alguien se le ocurrió en algún momento que si el carbón activado se utiliza como antídoto ante sustancias venenosas, bien podía venderse como alimento o complemento detox, y desde entonces no es difícil encontrar webs (como esta, esta o esta) donde se recomienda añadirlo a los alimentos con ese objetivo, el de desintoxicarnos o purificarnos de las toxinas que ingerimos con los alimentos en nuestro día a día.

Los riesgos del carbón activado

Esto es algo absurdo (de nuevo, no hace falta ayudar a nuestro organismo a desintoxicarse, es algo que lleva siglos haciendo solo), y puede llegar a ser peligroso.

El carbón activado no es en sí mismo un elemento dañino para el cuerpo siempre que no se consuma el exceso. Es decir, que te puedes tomar ese café negro, esa hamburguesa negra o ese lo que sea negro sin miedo a enfermar, pero que sea algo esporádico y no un hábito.

carbon-activado-bebida

Pero debes tener en cuenta lo siguiente. Por un lado, que la capacidad de adsorción del carbón activado no distingue entre sustancias peligrosas y sustancias beneficiosas, así que puede terminar bloqueando la absorción por parte del cuerpo de vitaminas y minerales necesarias para su correcto funcionamiento. Esto es especialmente importante si tomas algún medicamento, ya que el carbón activado puede dificultar o impedir su absorción y por tanto no te hará efecto.

Por otro, un exceso de carbón activado puede conllevar riesgos, como que éste se adhiera a las paredes intestinales, derivando en estreñimiento e incluso problemas graves como bloqueos intestinales.

Fotos | iStock

La noticia

El carbón activado ni purifica ni desintoxica, pero sí que pone en riesgo nuestra salud

fue publicada originalmente en

Vitónica

por
Rocío Pérez

.


Ir a la fuente
Author: Rocío Pérez

Licencia Creative Commons
Este artículo se publica bajo licencia Creative Commons CC-BY-NC Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.