EFE

  • A la marihuana sintética se le añade bromadiolona, un anticoagulante empleado como veneno, para alargar el efecto de la droga.
  • Se la conoce con nombres como ‘K2’ o ‘Spice’ y puede contaminar las donaciones de sangre.

Marihuana sintética

 Las autoridades sanitarias de EE UU han alertado sobre unos productos de marihuana sintética contaminados con bromadiolona, un anticoagulante utilizado comúnmente como veneno para roedores, que algunos de los fabricantes añaden con el objetivo de alargar el efecto de la droga.

Normalmente se comercializan con nombres como K2 o Spice y son responsables de hospitalizaciones y muertes, de acuerdo a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, en inglés).

Sus efectos, según la FDA, incluyen frecuencia cardíaca rápida, vómitos, comportamiento violento y pensamientos suicidas, y un aumento en la presión sanguínea, así como también la reducción del suministro de sangre al corazón, daño renal y convulsiones.

“Cientos de personas” en al menos diez estados del país han sido hospitalizadas en los últimos meses por el consumo de marihuana sintética con bromadiolona, según la FDA.

The Washington Post, de hecho, informó esta semana de que las autoridades investigan cuatro muertes relacionadas con estos productos solo en la capital federal.
La FDA alertó que estos productos no solo representan un riesgo para los consumidores, sino también para el banco de sangre de Estados Unidos.

“Existe además  la posibilidad de contaminación de los productos sanguíneos donados por las personas que han utilizado estas sustancias”, indicó el organismo.

En su comunicado, la FDA lamentó que, “pese a sus esfuerzos”, organismos estatales y federales permiten la fabricación y distribución de estos productos alterando la estructura de sus componentes químicos.

EFE
Ir a la fuente
Creative Commons License
Este artículo se publica bajo licencia CC-BY-SA   Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 International License.