Blogspot

Siempre lo mejor es comerlas crudas. Pero si no hay opción, acá te damos algunos consejos para que tus vegetales conserven al máximo sus nutrientes.

 

Las hortalizas se caracterizan por tener una gran cantidad de propiedades gracias a sus abundantes nutrientes. Según laOrganización Mundial de la Salud, debemos comer mínimo tres porciones de verduras al día, más dos de frutas. Sin embargo, muchos de los vegetales que comemos los sometemos a cocciones que le hacen perder en gran proporción los nutrientes que justamente buscamos ingerir eligiendo ese tipo de alimentos. A continuación te damos algunas recomendaciones para evitar la pérdida de vitaminas y minerales de nuestras verduras.

Primero que todo, debemos aprender que las verduras van perdiendo nutrientes desde el momento de la cosecha. Por tanto, es importante elegir productos frescos. Ojalá que pase el menor tiempo posible entre la recolección y su preparación. Por otra parte, es importante que, si está dentro de nuestras posibilidades, escoger productos ecológicos que no sean sometidos a pesticidas. De acuerdo con  e How, los vegetales sometidos a productos químicos poseen menos nutrientes.

Taringa
Taringa

Aprende a guardar tus verduras. Dependiendo de sus características, necesitará un tratamiento de frío distinto. Cabe señalar que los nutrientes de los vegetales no son afectados por el frío, salvo las vitaminas B2 y B6 que son extremadamente sensibles.

¡A cocinar!

Para su preparación tendemos a eliminar las hojas exteriores. No cometas ese error, pues son esas hojas las con mayor cantidad de nutrientes. Para su cocción, lo mejor es prescindir de esta. En realidad, no hay como las verduras crudas a la hora de aprovechar todas sus propiedades. Ahora, si no queda más remedio, existen varias alternativas.

Youtube
Youtube

Lo más saludable es al vapor, pues nuestras hortalizas conservarán casi todos sus compuestos beneficiosos. Si optas por cocerlas, procura ocupar la menor cantidad de agua y el menor tiempo posible. Te ayudará saber que el agua restante puedes ocuparla el algún caldo o crema, pues queda depositada ahí un gran porcentaje del contenido nutricional.

Por último, intenta no añadir mucha sal a la hora de servir y utiliza aceite crudo de oliva extra virgen.

Alex ZuritaAlex Zurita
sabrosia.com