¿Amor y sexo? ¿Solo sexo? ¿Y dónde queda el amor? Preguntas como estas pueden sonar extrañas si se piensa que son comunes y que van de la mano, pero si te detienes a pensarlo, no es tan así el asunto en el siglo actual.

El amor es universal y todos lo conocemos. Amar a la madre, al padre y a los hermanos se convierte en el primer sentimiento en nuestra infancia, el que va desarrollándose y evolucionando con el paso del tiempo, sin embargo en la actualidad el amor hacia la pareja se ha vuelto un tema algo diferente: ahora es mucho más simple encontrar a alguien con quien tener sexo rápido y sin compromisos, que a alguien con quien formar un lazo emocional.

¿Amor v/s sexo?

CC0 Pixabay CC0 Pixabay

Amor y sexo se encuentran en dos apartados de Cincuenta sombras de Freud, el nuevo libro de la psicoanalista Constanza Michelson que cuenta qué es lo que ocurre en nuestra sociedad en torno a los grandes pilares del hombre: el amor y el sexo.

Para Michelson se trata de temas universales que todas las personas pasan en determinadas épocas de su vida y es que:

El tema del amor es un tema transversal, es súper constitutivo para todos. No necesariamente desde el punto de vista del amor de pareja, pero siempre estamos esperando algo del amor (…) la necesidad de ser amados es algo que nos convoca muy profundamente.

Al hablar del lazo que se genera en pareja se entra en una dimensión en donde no existen reglas claras y tampoco un camino definitivo al éxito. De esta manera, que conozcas a un hombre o mujer en una situación social por medio de conocidos no asegura una relación estable y feliz, así como tampoco Tinder, Badoo ni Hapnn serán la perdición de las citas a ciegas.

CC0 Pixabay CC0 Pixabay

Si bien en la actualidad hay una liberación sexual importante, lo que parecía “normal” (relación sexual unida a lazos sentimentales), ya ha dejado de serlo. Ahora, es mucho más simple tener una cita y tener sexo en ella que formar un vínculo después de aquella velada.

Tal como Constanza señaló, se trata de una época de lucha de igualdades en derechos, pero en un campo del erotismo donde las cosas no se mantienen en una balanza.

En las relaciones todavía son los hombres quienes deciden hacia dónde va a ir, que aunque si bien es una generalización, ocurre mucho que aún los hombres pueden acceder al sexo mucho más fácilmente que antes, o sea históricamente los hombres pagaban un precio por estar con una mujer, no sé, por ejemplo cabezas de ganado, luego pedirles matrimonio o por último invitar a comer, pero hoy día  no hay ni un precio porque se supone que las mujeres estamos en la misma, entonces ¿qué pasa? Cuando los hombres se cansan de eso y quieren formar una relación más estable lo hacen y hay mucha disponibilidad de las mujeres para eso, pero no al revés porque las mujeres no somos todavía quienes decidimos hacia dónde va la relación (recordar generalización). Todavía  somos las mujeres las que padecemos más de la ansiedad de hacia dónde va a ir esta relación porque no tenemos el poder de decidir eso, lo que también ocurre con las lógicas homosexuales.”

CC0 Pixabay CC0 Pixabay

De esta manera lo que hasta hace un par de décadas parecía ir de la mano, ahora tiene sus reticencias. Un cuidado del alma y los sentimientos versus una exposición sexual son el boom de este tiempo, puesto que tal como señaló Constanza, el sexo es bueno por eso se toma como una buena práctica que debe ejecutarse en la actualidad.

Pero y entonces ¿qué hacer para que ambos se complementen? Al parecer no hay una receta que lleve al éxito y mucho menos caminos fáciles con los que acortar camino. Y si bien es necesario que empecemos a dejar de lado el tabú de que solo encontrarás sexo, también es necesario dejar de creer que los amigos son quienes presentarán al próximo amor. Después de todo, en este campo es más bien necesario dejarse llevar y sentir que si menos lo planeas, más reconfortante será encontrarlo/la sin problemas.

Catherine Vignolo
La entrada “¿Cuánto me quieres? Cómo los hombres y mujeres del siglo XXI viven el amor y el sexo” se ha publicado primero en http://belelu.com